El PP denuncia que la tasa de criminalidad de Barakaldo es superior a la media de Bizkaia

● La portavoz Amaya Fernández se muestra sorprendida por la “extraña mezcla y el veto parcial” que el gobierno hace de las memorias de la Policía Local y la Ertzaintza

● Las infracciones leves se han reducido, las más graves han crecido: un 240% los casos de robo con violencia en la vía pública o un 200% los robos con intimidación

 22 marzo 2016.- El PP de Barakaldo ha denunciado que, a pesar del balance realizado el pasado viernes por la alcaldesa, Amaia del Campo, la tasa de criminalidad del municipio es superior a la media de Bizkaia.

La portavoz del PP de Barakaldo, Amaya Fernández, ha dado a conocer hoy en rueda de prensa la fotografía “completa y real” de la seguridad ciudadana del municipio, después de que el equipo de gobierno presentara una realidad sesgada, omitiendo datos relevantes en su comparecencia.

Fernández ha reconocido “sentirse muy sorprendida por la extraña mezcla y el veto parcial que el gobierno municipal (PNV) hizo de las cifras contenidas en las memorias de la Policía Local y la Ertzaintza”, que llevaron a la alcaldesa a afirmar que Barakaldo es cada día una ciudad más segura.

El PP ha explicado que el número de infracciones delictivas conocidas por la Policía Local en 2015 se mantiene prácticamente estable respecto al año anterior (1.637 en 2015, frente a 1.687 en 2014), pero las infracciones más graves, las que más preocupan a la ciudadanía, se han incrementado.

Así, el robo con violencia en la vía pública ha aumentado un 240%, el robo con intimidación en vía pública, un 200%; el daño en bienes privados, un 27%; el robo de vehículos, un 20%, y el hurto de cartera y documentación un 6%. Además el número de vehículos recuperados se ha reducido un 62%.

Sin embargo, sí se han reducido las infracciones delictivas recogidas sobre todo en los epígrafes siguientes: pérdida de documentos y objetos (28%), atentado contra la autoridad (27%), delitos contra la seguridad del tráfico (17%), hurto sin violencia (15%) y amenazas e insultos (12%).

En opinión de Fernández, “aunque todas las infracciones deben ser tenidas en cuenta para calcular la cifra total de actuaciones delictivas registradas, no es lo mismo que la tasa de criminalidad se reduzca levemente porque desciende la pérdida de documentos y objetos que porque se registren menos robos con violencia e intimidación”.

En este sentido, ha recordado al gobierno municipal que no es posible comparar o sumar, sin más, los datos ofrecidos por la Ertzaintza durante los años 2014 y 2015, ya que como la propia policía autonómica refleja en su memoria “a partir del 1 de julio de 2015, con la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, han desaparecido las faltas, por lo que los datos se presentan adaptados a la clasificación actual de las infracciones penales.

Por lo tanto, a la hora de efectuar análisis comparativos debe tenerse en cuenta que, si bien la mayor parte de las faltas han pasado a tener la consideración de delitos, algunas de ellas, han sido despenalizadas”.

“El gobierno municipal, obviando esta determinante advertencia, ha basado sus conclusiones en los datos de las infracciones penales conocidas por la Ertzaintza”, puntualiza la portavoz del PP, quien considera que “el objetivo de ofrecer, por un lado, información parcial sobre la memoria de la Policía Local y, por otro lado, sumar los datos ofrecidos por ambas policías solo tenía por objeto la búsqueda de un titular”.

PEDIMOS MÁS PATRULLAS A PIE

Fernández ha anunciado que pedirá al gobierno municipal que se incrementen las patrullas a pie, porque, “aunque curiosamente han omitido la información”, los datos contenidos en la memoria de la Policía Local demuestran que “se están reduciendo año a año”. Así, en los últimos cuatro años se han reducido un 31%, pasando de 5.433 a 3.739. Y entre 2014 y 2015 un 11%, (4.387  en 2014, 3.739 en 2015).

Igualmente, el número de horas de patrullas a pie también se ha reducido pasando de 10.866 en 2012 a 7.478 en 2015. Sólo entre 2014 y 2015 la reducción ha sido de más de 1.000 horas, que políticamente justifican por la vigilancia de la Finca Munoa.