El Pleno de Barakaldo aprueba la moción del PP para que el Ayuntamiento intervenga en los casos de Síndrome de Diógenes

●Los populares señalaron que “la ausencia de un protocolo municipal resta eficacia a la necesaria intervención del consistorio”

● “Se trata de dotar al Ayuntamiento de un instrumento que le permita intervenir de forma ordenada y transversal cuando se presenta un problema grave de salubridad pública”

 26 febrero 2016.- El Pleno municipal de Barakaldo aprobó ayer la moción del PP en la que solicitaba que el Ayuntamiento elabore un Protocolo de Actuación Municipal para garantizar la salubridad en los casos del denominado Síndrome de Diógenes y otras situaciones similares.

Los populares sostienen que con esta iniciativa se dará solución a este problema en el que se ven inmersas las comunidades de vecinos.

Desde el PP recuerdan que esta patología se presenta normalmente en personas mayores que viven solas. De hecho, se caracterizan por el aislamiento social, la reclusión en el propio hogar y el abandono de la higiene personal, hasta el punto de almacenar ingentes cantidades de basura y desperdicios.

El Partido Popular defendió ayer que “estas circunstancias generan un auténtico problema de salubridad y seguridad pública. Al riesgo de salud del afectado se suma el hedor al que es sometido el vecindario generado por la falta de higiene y la acumulación de basuras en el inmueble”.

INTERVENCIÓN MUNICIPAL: SANITARIA Y SOCIAL

El protocolo de intervención del Ayuntamiento se tiene que basar en dos pilares:

Por un lado, intervención de los servicios municipales para solucionar el problema de insalubridad de la vivienda. Los pasos a seguir serían: inspección sanitaria de la vivienda y ejecución subsidiaria de las tareas de limpieza y desinfección por parte del Ayuntamiento, si el afectado se niega a realizarla. En caso de que el afectado se oponga a la entrada en el domicilio, el Ayuntamiento solicitará la pertinente autorización judicial para poder hacerlo.

Y, por otro lado, del departamento de acción social, para una vez detectado el caso, proceda a la apertura de un expediente que permita la intervención común (estudio, diagnóstico y movilización de los recursos). Además, en caso de que la gravedad del trastorno psíquico impida con los cuidados correspondientes que la persona permanezca en su casa, este protocolo permitiría que, recabados los correspondientes informes (social y médico), el Ayuntamiento pueda informar al juzgado competente o a la fiscalía, para proceder a la incapacitación del afectado y trasladarle a una residencia.

 “Se trata de dotar al Ayuntamiento de un instrumento que le permita intervenir de una forma ordenada y transversal cuando se presenta un problema grave de salubridad pública como es el Síndrome de Diógenes, y no como sucede ahora que las comunidades de vecinos a las que les afectan estas situaciones van de un departamento municipal a otro sin que nadie les ofrezca otra solución que denunciar ellos mismos en el juzgado”, han subrayado los populares.