El PP propone una bajada de los impuestos municipales para 2016

  • Fernández: “Planteamos zona única de OTA para residentes y la reducción del IBI y del impuesto de vehículos para aliviar el bolsillo de las familias barakaldesas
  • Durante el pasado mandato municipal los impuestos, tasas y precios públicos municipales se incrementaron más de un 7,5%.

2.Septiembre.2015.-  La portavoz del Partido Popular de Barakaldo, Amaya Fernández, ha registrado una iniciativa dirigida a la actual Alcaldesa, Amaia del Campo, en la que reclama una rebaja de los impuestos, tasas y precios públicos municipales a las rentas medias y bajas de cara al próximo año 2016.

Además, ha recordado que “durante el pasado mandato municipal los impuestos, tasas y precios públicos municipales se incrementaron en más de un 7,5% con lo que los vecinos y vecinas ya hicimos el sacrificio y el esfuerzo económico correspondiente”.

Los populares, aprovechando la consolidación del nuevo escenario económico y recaudatorio, han reclamado al gobierno nacionalista local un compromiso y un gesto claro para aliviar el bolsillo de los barakaldeses y barakaldesas. Así, han argumentado que el Ayuntamiento, debido a la mayor actividad económica provincial, contará en 2016 con mayores ingresos provenientes del Fondo Foral de Financiación Municipal Udalkutxa por el incremento de la recaudación fiscal que está registrando la Diputación Foral de Bizkaia. A lo que hay que sumar la contención del IPC, que supondrá que los contratos municipales no sufrirán incrementos. “Estamos en un nuevo escenario económico y recaudatorio que hay que aprovechar en beneficio de los barakaldeses y barakaldesas”.

PNV-PSE, UN PACTO PARA SUBIR IMPUESTOS EN BARAKALDO

Los ediles populares han tomado la iniciativa con esta propuesta para tratar de evitar que el pacto de gobierno municipal suscrito por el PNV y el PSE el pasado mes de julio suponga, como en el pasado mandato municipal, una nueva subida de la presión fiscal a los barakaldeses en 2016, ya que ambos partidos tienen firmado un acuerdo para los próximos cuatro años en el que, entre otras cosas, se comprometen a votar favorablemente las ordenanzas fiscales.