EL PP CONSTATA QUE EL 32% DE LOS QUE RECIBEN AYUDAS EN BARAKALDO SON EXTRANJEROS AUNQUE REPRESENTAN EL 8% DE LA POBLACIÓN

Fernández señala la anomalía de que se les niegue ayudas a personas que han cotizado de manera prolongada y ayudado a sostener el sistema  
10.octubre.14.- La portavoz del Partido Popular de Barakaldo, Amaya Fernández, ha dado a conocer los datos más actuales sobre el reparto de casi 2 millones de euros en concepto de ayudas sociales, que gestionó el Ayuntamiento de Barakaldo a lo largo del pasado año 2013. 
Según los datos facilitados por el área de Acción Social del Ayuntamiento de Barakaldo, a lo largo del año 2013 el reparto de las ayudas sociales que gestionamos desde el Consistorio, en función del país de origen del beneficiario, ha sido el siguiente:
Reparto Ayudas Sociales gestionadas por el Ayuntamiento de Barakaldo en 2013, según país de origen beneficiario:
584.821,83 euros, importe para extranjeros (32%)
1.241.969,42 euros, importe para nacionales (68%)
En opinión de los populares, lo que la gente no entiende, entre otras cosas, es que personas que sólo llevan empadronadas en Barakaldo seis meses puedan acceder a las ayudas económicas municipales.
Así, Fernández ha explicado que existen dos tipos de abusos. El primero es el que se produce cuando la persona que no tiene derecho a recibir estas ayudas, las consigue a base de triquiñuelas. Aquí, la solución pasa por reforzar los mecanismos de control a la hora de conceder las ayudas.
El segundo es el que se produce cuando una persona que sí tiene derecho a percibir las ayudas públicas, lo que hace es perpetuarse en las mismas. En este caso, asistimos a un fallo estructural del sistema actual de ayudas sociales y la única solución es que los poderes públicos reformen dicho sistema y no se permitan estas situaciones abusivas que acaban por convertir a los perceptores de ayudas sociales en cobradores de rentas vitalicias.  
Se da la paradoja de que muchos ciudadanos que han contribuido con el pago de sus impuestos (rentas de trabajo e impuestos) a crear un colchón de protección mediante ayudas públicas, no pueden beneficiarse de las mismas. Y, por el contrario, personas que no han contribuido están haciendo uso de ese colchón.  
Y vemos, muy a nuestro pesar, que pasa totalmente lo contrario: que esas personas no pueden acceder a las ayudas y, sin embargo, gente que jamás ha contribuido con el sistema sí. 
“Los recursos públicos son limitados. Y tienen que llegar a los que realmente lo necesitan y lo merecen”, apostilló la portavoz popular.  
EXIGENCIA DE MÁS TIEMPO DE EMPADRONAMIENTO
En el Ayuntamiento de Barakaldo existen dos tipos de ayudas sociales. De una parte, las ayudas de emergencia social (A.E.S.) y, de otra, las ayudas económicas municipales (A.E.M). La partida económica de las AES proviene de gobierno vasco y son gestionadas por los servicios sociales municipales mientras que las AEM son competencia cien por cien municipal, la partida económica se establece en los Presupuestos municipales. 
El asunto de las injusticias y agravios que se producen en la concesión de las ayudas sociales está en la calle. Por eso, los populares quieren 
dar una respuesta a las inquietudes vecinales por eso proponen abrir un debate en el Ayuntamiento para introducir modificaciones en la normativa municipal que regula las Ayudas Económicas Municipales (AEM) y en los mecanismos de control. Así, han puesto como ejemplo de esos cambios que se deberían introducir el incremento del período mínimo de empadronamiento que en la actualidad está fijado en 6 meses. 
CONTROL EFECTIVO DEL EMPADRONAMIENTO
Un control efectivo del empadronamiento es la base para detectar y evitar posibles abusos en la concesión de ayudas sociales. La certificación del empadronamiento es requisito indispensable para poder solicitar cualquier tipo de servicio público, prestación o ayuda económica que las diferentes administraciones ofrecen.
Por eso, los populares han presentado una moción para actualizar el padrón municipal, que será tratada en el próximo Pleno. 
Por un lado, proponen notificar a todos los propietarios de vivienda en el municipio, el número de personas empadronadas en cada domicilio. Y es que se están produciendo casos de propietarios que tienen alquiladas sus viviendas y que descubren que en sus inmuebles se han producido varios empadronamientos sin su consentimiento y que, por tanto, son fraudulentos. De todas formas, cualquier propietario podría regularizar esta situación, eliminando aquellos no consentidos, si por parte del Ayuntamiento se les notificara el número de empadronados que consta en su vivienda.
Por otro lado, en la misma línea de lucha contra el fraude, plantean que se crucen los datos del Padrón municipal con los del Servicio Vasco de Empleo –Lanbide-, en tanto y cuando esta entidad gestiona la concesión de determinadas prestaciones sociales como la Renta de Garantía de Ingresos o la Prestación Complementaria de Vivienda.